¡¡BASTA YA, DE MERITOCRACIA FALSA E INSOLIDARIA!! (2)

Publicado en por VIENTOS NUEVOS

 

                  CAPÍTULO SEGUNDO: EMPRESARIOS

Vamos a ver como se puede enfocar esta reflexión sin herir susceptibilidades, siendo esta profesión uno de los pilares del capitalismo y por lo tanto uno de los principales causantes  del actual desastre y explotación al que viene siendo sometida la humanidad.

Desde tiempos inmemoriales esta figura viene unida a la del emprendedor al que me refería en el anterior artículo, y en la actualidad también…, pero  no, y me gustaría matizar alguna diferencia no pequeña.

Siguiendo el hilo del anterior capítulo donde dije que los conceptos emprendedor, aventura e inquietudes, es congénito con el ser humano y más intensamente durante los años jóvenes, me refería a que en el fondo casi todo ser humano llevamos dentro un emprendedor, un aventurero, por lo tanto nada malo, al contrario, es eso lo que hace que el mundo progrese, descubra nuevos conocimientos científicos que supongan mejores condiciones de vida para todos nosotros, el orgullo de los científicos cuando descubren algún avance que pueda paliar el sufrimiento de la gente tiene que ser inmenso, incomparable a cualquier otra cosa, y no me duelen prendas en asegurar que a ningún científico se le ocurriría exigir que con su descubrimiento si por ejemplo es del campo de la medicina solo se puedan beneficiar los que él diga, y al resto que le den, que no habrían nacido, que él solo cura a quien quiere, ¿alguno de ustedes  cree que habrá algún científico así?, ¿entonces?, ¿Por qué ocurre eso actualmente?, yo se lo digo….¡¡¡por culpa de los empresarios!!!.

Dicho así parece muy fuerte ¿verdad?, hacer tabla rasa no parece justo, y efectivamente enseguida quiero hacer la diferenciación de las dos clases de empresarios que a mi entender tenemos entre nosotros,  que están en las antípodas unos de otros, solo con un único nexo en común, y no es otro que su condición de humanos con lo que ello conlleva de debilidades y de tendencia al hedonismo, y como eso lo tenemos todos creo que ya me entienden.

Quiero que se sitúen en una comunidad, pueblo o ciudad cualquiera de las que habitamos y analicen esta situación:

Cada mañana cuando van a la tienda a por el pan se encuentran muchos días con que ya no queda pan y solo son las once de la mañana, le preguntan al tendero que porque no tiene pan a esa hora, el tendero les dice que el panadero de toda la vida no fabrica mas pan por que tiene la producción a tope y ya no quiere  ampliar mas la panadería, que es consciente que tiene a casi medio pueblo sin pan pero que él no quiere meterse en mas volumen, que se siente viejo, otra persona que se encuentra en la tienda le dice al tendero…, que pena, tengo a mi hijo en el paro y muchos de sus amigos también, le voy a decir que entre todos monten otra panadería que complemente la actual, dicho y hecho, en poco tiempo se montó otra panadería y se acabó el problema, y ahora hagan el ejercicio de a quien se debe la solución, ¿a ese empresario bienhechor que algunos políticos nos ponen como ejemplo de creadores de empleo, que encima dicen que tenemos que aprender a quererlos desde la más tierna infancia   en las escuelas de preescolar?, ¿quizás a la persona que dio la idea en la tienda?.Yo creo que a ninguno de los dos, la empresa se creó porque la necesidad de pan para medio pueblo existía, y sin esa necesidad no hubiese habido otra panadería, porque si sin necesidad hubiese surgido otra panadería ¿saben quien la habría montado?, seguramente el empresario que se compró el coche en el cuento que escribí un día, y que está muy vinculado a los que citan los políticos como ejemplo.

Esta estirpe de empresarios son lo peor de lo peor, su bandera es la ambición, el buen vivir y el culto a su personalidad,  el creerse dioses es el pensamiento más extendido entre ellos, se han fusionado en una simbiosis perfecta con la clase política del neoliberalismo  para entre los dos masacrar a la sociedad esclavizándola hasta donde se deje, sin límites, la palabra solidaridad para ellos no existe, nunca la han oído, ellos solo entienden de su empresa como ente de amasar cuanto más fortuna mejor, son capaces de cualquier cosa con tal de conseguir sus fines (ejemplos sangrantes tenemos para consumir volúmenes completos) cuando los políticos les desregula las condiciones laborales prometiendo que con esa afirmación incongruente se crea empleo, las carcajadas en sus reuniones se oyen a kilómetros, estoy por decir que estos empresarios son la mayor plaga de la humanidad, y habría que sacar leyes urgentemente para hacerles tratamientos en centros de readaptación social, despojándoles de todas sus inmensas fortunas, no se puede consentir que estos personajes manejen nuestras vidas como si fuéramos monigotes, ¡¡¡BASTA YA HOMBRE!!!.

Luego está el otro empresario, el panadero que describo arriba, el que puso la panadería para dar un servicio a su comunidad cubriendo un hueco que en su momento tuvo la oportunidad de aprovechar y que le ha servido para desarrollar su vida felizmente entre sus convecinos y amigos con la única compensación de un poco mas de desahogo económico que la media, pero sin más grandes pretensiones, y quien dice el panadero dice el mecánico, el carpintero, etc. etc., este empresario a pesar de todo requiere de regulaciones severas para precisamente evitar cualquier contagio de la ambición desmedida, ya saben, ninguna facilidad para la posible tentación de explotación al semejante. 

Como las grandes empresas son inevitables y posiblemente necesarias en los tiempos que corren, soy de la opinión de que si no son nacionalizadas, (y para evitar fantasmas que algunos pueden tener la tentación de ver) tendrían que gestionarse en régimen de cooperativas, por ley, todos los trabajadores tienen que ser los dueños de las grandes empresas.

La experiencia de las cooperativas está funcionando maravillosamente en muchas regiones del planeta, (en España precisamente tenemos ejemplos a seguir), con esta simple regulación podríamos hacer desaparecer de un plumazo la figura del empresario explotador.

El cooperativismo a mí se me antoja imprescindible de cara al futuro para salir del atolladero en el que está sumido el capitalismo, poniendo en manos del estado solamente los sectores de la energía, banca pública, comunicaciones, sanidad, enseñanza y transporte ferroviario.

 Los tiempos que se avecinan son muy difíciles, los vergonzosos intentos que están realizando los gobiernos por salvar el sector financiero privado robando las arcas públicas en detrimento del pueblo, no van a evitar el colapso, el colapso ya está encima y están intentando curar el cáncer con un tratamiento de placebo, en vez de con la rápida cirugía que requiere, ayer oí decir a un insigne dirigente de banca algo así como que no tiene ni idea de cómo salir de la crisis, ¡¡esto es increíble!!, si ustedes tienen la molestia de recopilar todos las tonterías que este señor (que no digo el nombre porque ustedes ya saben de quien hablo), ha venido diciendo en los últimos tiempos, de lo que recomendaba para salir de la crisis, les entran ganas de vomitar, pero eso sí, mes tras mes, su increíble sueldo engordando su fortuna, y el resto engordando las colas del paro.

Cuando digo que los tiempos que se avecinan son muy difíciles no estoy diciendo como algún dirigente inglés ha dicho que su país puede retroceder 20 años en la economía, yo estoy hablando de posiblemente pegar un salto hacia atrás de 100 años, no ya en lo económico sino en lo social que es más grave, si han visto la película “los santos inocentes”  sabrán de que hablo, y si la ciudadanía no se impone a este sistema ese es el futuro, así de claro. Cuando la gente empecemos a morir de “cólico miserere” por culpa de los recortes, como ya ocurre en alguna región ¿que tendremos que hacer?  ¿Lamerle las botas al señorito?

Yo ya les digo que sin una acción decidida de la ciudadanía, no se podrá evitar el desastre, por eso cuando oigo hablar a los políticos de emprendedores, me pongo enfermo, los emprendedores estamos aquí entre el pueblo, a miles, no nos llamen para engañarnos con prebendas a unos pocos, que las únicas prebendas que queremos son buenas universidades públicas, bien pertrechadas, que lo demás vendrá rodado, y es más, haría públicas todas las universidades privadas, esas de élite que se me antoja  son  autenticas fabricas de explotadores.  

 

 

Etiquetado en CRÍTICA SOCIAL

Comentar este post

Binah 04/01/2012 16:54


Muy bien .